Antes que alimentos con proteínas concentradas siempre es preferible consumir carbohidratos en la forma natural que se encuentra en las frutas frescas y desecadas. Las personas que conscientemente reducen la cantidad de carbohidratos simples en la dieta y en su lugar comen más alimentos proteínicos en un intento por perder peso o mejorar su estado de salud están jugando un peligroso juego. Escucha lo que la Dra. Helen C. Kiefer, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern, tiene que decir sobre la relativa importancia de los carbohidratos y proteínas en una dieta bien equilibrada: «Los carbohidratos no deben bajar de ciertos límites en ninguna dieta, porque correríamos el riesgo de acabar con un estado metabólico malsano; o, quizá, a largo plazo, incluso peor, podemos agotar las reservas de proteínas que el cuerpo tiene en los tejidos, como músculos, para impedir este estado metabólico malsano. Las proteínas, al contrario que los carbohidratos o grasas, contienen el elemento nitrógeno. Cuando desligamos este nitrógeno de los aminoácidos que componen las proteínas para convertirlos en carbohidratos y utilizarlos como energía, corremos el riesgo de crear amoniaco en la corriente sanguínea. El amoniaco es muy tóxico. » Tras detallar los peligros que suponen el amoniaco y otros subproductos en la corriente sanguínea, la Dra. Kiefer ofrece su apoyo incondicional a las dietas en las que los carbohidratos predominan sobre las proteínas, tanto como método para perder peso como para que la mayoría de las personas la consuman como dieta habitual: «Un nivel adecuado de carbohidratos inofensivos es, quizá, la mejor garantía en cualquier dieta. Garantiza los carbohidratos que necesitan las células cerebrales; la necesidad de metabolizar las grasas para obtener energía sin aumentar la carga ácida de la corriente sanguínea; protege las proteínas de los tejidos e impide que se elimine demasiado nitrógeno cuando los componentes de las proteínas (aminoácidos) deben utilizarse como energía. »

Nuestras verdaderas necesidades nutricionales son de carbohidratos simples naturales e integrales, simples quiere decir que el cuerpo no los tenga que desdoblar, que no necesitan apenas digestión y que el cuerpo puede asimilar fácilmente sin tener que producir un desgaste de energía para ello, esos carbohidratos simples naturales, que nos provee la naturaleza sin fabricación artificial e integrales, enteros que no han sido procesados ni refinados, los encontramos sólo en el alimento natural: la fruta y la verdura que podemos comer tal cual nos lo ofrece la naturaleza. En su libro 80/10/10 el Dr. Douglas Graham, un médico experto en nutrición humana, nos explica porqué lo ideal para preservar nuestra salud es consumir un 80% mínimo de nuestro alimento en carbohidratos simples, no más de un 10% grasas naturales y no más de un 10% en proteínas. En el capitulo 5, pag 51 nos dice “Carbohidratos insuficientes en la dieta te guían a un complejo de asuntos de salud, entre los cuales están los desordenes alimenticios, antojos de comida severos, letargo, debilidad y todas las condiciones asociadas con el sobreconsumo de grasas. Más del 10 por ciento de las calorías diarias de proteína resulta en energía disminuida y toxemia ácida, un precursor de la osteoporosis, enfermedades renales, artritis, disfunción inmune y cáncer. Más del 10 por ciento de las calorías diarias de grasa te guía a la diabetes, enfermedades cardiovasculares, infarto, cáncer y muchos otros malestares. De cualquier forma que lo rebanes—muy pocos carbohidratos, demasiada grasa, o demasiada proteína—vas a sufrir serias consecuencias de salud.”

Las frutas son la elección obvia para obtener nuestros carbohidratos, ya que proveen la única fuente de alimento integral que aporta azúcares simples de forma sustancial y sana. Vamos a conocer en la siguiente entrada, los tipos de carbohidratos y luego entenderemos por qué elegimos las frutas como el carbohidrato ideal para nuestra alimentación.

graham80-10-10 pinchando en el enlace podeis abrir y descargar el libro en pdf.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *