La cebolla o (Allium cepa) contiene un aceite volátil ─aceite de mostaza─, de sabor acre, que irrita los ojos y hace llorar. La aplicación de esta sustancia tóxica sobre la piel desnuda podría originar una condición abrasadora sobre la epidermis acompañada por una coloración rojiza. Al igual que sucede con el ajo, la acción desintoxicadora iniciada por el propio organismo para expulsar esta sustancia nociva a través de la respiración explica el desagradable olor que desprende el aliento de las personas que ingieren este elemento tóxico.

Este aceite de mostaza no sólo se encuentra en las cebollas sino en toda la familia de las aliáceas o liliáceas como el puerro, las cebolletas y el cebollino. Todas ellas muy establecidas dentro de la cocina y comida tradicional y actual, no dejan de ser alimentos tóxicos para nuestro organismo.

CONTRIBUYE AL DESARROLLO DE BOCIOS e HIPOTIROIDISMO
La acción metabólica transforma el aceite de mostaza en tiocianato, una sustancia perniciosa que, en grandes cantidades, puede originar el desarrollo de enfermedades tumorosas como los bocios al disminuir la síntesis de tiroxina en el tiroides. Además de incrementar la combustión celular de glucosa y aumentar el ritmo cardiaco, la tiroxina disminuye en colaboración con el cortisol ─hormona secretada por las glándulas suprarrenales─ el estrés originado por el hambre, el frío o los trastornos emocionales. Cuando se sintetiza en el interior del tiroides, esta hormona forma parte de la tiroglobulina hasta que el cuerpo humano requiere su presencia. Llegado el momento, el organismo pone en marcha una reacción que engloba la proteolisis (hidrólisis) de la tiroglobulina y la síntesis de la tiroxina. Puesto que el tiocianato inhibe este proceso metabólico, no es de extrañar que la ingestión de esta sustancia perniciosa contribuya al desarrollo de condiciones mórbidas.

LAS CEBOLLAS Y LA ANEMIA
En su libro The Complete Book of Food and Nutrition (La obra completa sobre la nutrición y los alimentos), J. I. Rodale analiza algunos de los experimentos que demuestran la peligrosidad de la cebolla como producto alimenticio. Entre los muchos estudios que aparecen en sus páginas, merece la pena desglosar el caso del doctor M. Kalser, un profesor de medicina en la Universidad de Illinois que decidió analizar desde su propia experiencia la relación existente entre la cebolla y la anemia.
Después de utilizar esta sustancia con varios perros, el doctor Kalser advirtió que una cucharadita diaria de este condimento comercial podía originar en los animales síntomas agudos relacionados con la anemia. Una vez finalizado el
experimento, el científico norteamericano concluyó que el aceite volátil contenido en este aderezo podía ser perjudicial para nuestro organismo aun cuando se utilizara en dosis moderadas.
Como paso intermedio en su investigación, el profesor Kasler eligió a un grupo de estudiantes para que ingirieran junto a él dos kilos diarios de cebollas cocinadas en combinación con una dieta regular. Transcurridos cinco días, el doctor advirtió que todos sus alumnos exhibían, al igual que él, síntomas evidentes de una condición anémica ─palidez en los dedos, cansancio generalizado, descenso de los glóbulos rojos (hasta un millón) y disminución en la cantidad de hemoglobina─. Después de cotejar los resultados de su investigación con los datos obtenidos tras el análisis efectuado a los perros, el doctor Kasler advirtió que la prolongación durante quince días de la dieta había pronunciado los síntomas anémicos de los animales (los niveles de glóbulos rojo y hemoglobina descendieron en un cincuenta por ciento).
Puesto que los glóbulos rojos juegan un papel primordial en la estabilidad funcional del organismo, la destrucción de estas células y la subsecuente pérdida de hemoglobina originan en el ser humano condiciones patológicas de consecuencias irreversibles. Algunas de las funciones más importantes de los glóbulos rojos:
1.- Estos corpúsculos transportan el oxígeno desde los pulmones a los tejidos.
2.- De igual forma, se encargan de transportar el dióxido de carbono (CO2) desde los tejidos a los pulmones.
3.- Después de la absorción intestinal, estas células se encargan de transportar los nutrientes a los tejidos.
4.- Los glóbulos rojos son los encargados de transportar a los riñones los derivados orgánicos de la descomposición metabólica para su posterior expulsión.
5.- Los vasos sanguíneos se encargan de transportar las hormonas ─secreciones endocrinas de las glándulas─ a través de todo el organismo.
6.- La sangre fluye desde las regiones más profundas y cálidas a las extremidades, transmitiendo equitativamente el calor corporal.
7.- Los glóbulos sanguíneos juegan un papel muy importante en el mantenimiento homeostático (ácido/alcalino) de los tejidos.
8.- Existe una relación continua entre el volumen sanguíneo y el contenido líquido de los tejidos.
9.- La capacidad coaguladora de la sangre impide el desarrollo de hemorragias letales para el ser humano y los animales.
10.- Estos elementos sanguíneos desempeñan un papel muy importante en la limpieza interna del organismo.
Como bien podemos observar, cualquier alteración que perturbe la estabilidad orgánica puede desestabilizar la armonía funcional. Evite la ingestión de estas sustancias tóxicas y consuma simplemente una dieta natural que satisfaga sus verdaderas necesidades nutritivas.

2 thoughts on “LA CEBOLLA UNA SUSTANCIA TÓXICA QUE PROVOCA BOCIO Y ANEMIA

  1. Hola
    ¿Cómo puedo eliminar los parásitos de mi intestino?

    Gracias por aportar esta página, la cual nos ayuda a entender la importancia de nuestra salud.

    Miles de bendiciones

    1. Hola Ray;
      Gracias a ti por tus comentarios y tus bendiciones, bendiciones por triplicado para ti.

      Los parásitos de tus intestinos no son todos malos, existe una microbiota o vida bacteriana muy amigable y beneficiosa para la salud de nuestro organismo, ellas se encargan de muchas tareas como fabricar proteínas y algunas vitaminas, conducir los nutrientes a las células y una de las funciones vitales es protegernos de los parásitos patógenos o sea de los intrusos malos. Si comes alimentos como el ajo o la cebolla ellos no son selectivos, matan a toda la vida que se encuentra en tus intestinos, así como también lo hacen los antibióticos, todo tipo de medicamentos y comidas o bebidas acidificantes son muy dañinos para nuestra microbiota, por lo tanto lo que mejor podemos hacer es alimentarnos bien con vegetales para que nuestra microbiota este bien nutrida y pueda cumplir bien sus funciones.
      Un abrazo saludable, Marina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *