La combinación de azúcares con almidones está hoy en día en todas las comidas. La regularidad con que millones de personas toman cereales con azúcar como desayuno, y como consecuencia sufren acidez de estómago, eructos ácidos y otras evidencias de indigestión, sería divertida si no fuera tan trágica. La gente empìeza las mañanas con los tan publicitados cereales (con azúcar) en el desayuno y no se dan cuenta que el único beneficio de estos es para los fabricantes de estas falsas panaceas, los cereales (almidón) son una abominable combinación con leche (proteína) y azúcar, más aún los que buscan comer más “sanos” le agregan trocitos de frutas o pasas de uvas, frutos secos, etc y la indigestión está asegurada con la primera comida del día. Para los pocos que no comen cereales acompañar el café de la mañana con tostada de pan al que ya le agregan azúcar, untado de mermeladas o miel, los croissants o las bollerías, también están convencidos que es un desayuno energético cuando todo lo contrario, esto nos garantiza debilidad, enervación y agotamiento. El pan que hoy en día se le hecha azúcar, los panes dulces a los que se les añade más azúcar aún, los con pasas y chocolates tan de moda, toda la pastelería en general donde se mezclan las harinas (almidones) con azúcares en cualquiera de sus expresiones, jaleas, compotas, mantecas de frutas, azúcares industriales (blancos o morenos, de caña, de remolacha o lácticos), miel de abeja, melaza, jarabes, frutas como pasas de uvas, dátiles, higos, etc agregados a tortas, pan, pasteles, cereales producen fermentaciones en el estómago que son verdaderos venenos para el organismo y vamos a explicar porqué.

La digestión del almidón empieza normalmente en la boca, donde es la ptialina la enzima encargada de su absorción. Se ha comprobado que, al ingerir azúcar con almidón, se obstaculiza infaliblemente la digestión de este último. Cuando ponemos azúcar en la boca, aparece una copiosa saliva, que sin embargo no contiene ptialina, pues ésta no actúa sobre el azúcar. Si el almidón está envuelto con azúcar, miel, jarabes, jalea, compota, etc., éstos impedirán la adaptación de la saliva a la digestión del almidón. Habrá poca o ninguna segregación de ptialina y la digestión del almidón no tendrá lugar. Sin embargo, los azúcares no sufren digestión alguna en la boca, ni siquiera en el estómago, sino sólo en el intestino. Si se toman solos, no permanecen mucho tiempo en el estómago y pasan rápidamente al intestino. Asociados con otros alimentos, ya sean proteicos o amiláceos, (almidones) se quedan en el estómago mucho más tiempo, aguardando la digestión de los otros alimentos. Como los azúcares tienden a fermentar muy rápidamente en las condiciones de calor y humedad que existen en el estómago, ese tipo de espera garantiza la fermentación ácida.

Por ello hay una estrecha relación entre la obesidad con el consumo de bollería, cereales con azúcares, pan, etc, el cuerpo no puede digerirlos y sin energía vital no puede echar para afuera estos tóxicos que van envenenando poco a poco nuestra sangre y como consecuencia todos nuestros órganos, lo único que puede hacer es encapsularlos en forma de adipocitos en el tejido conjuntivo y eso poco a poco va creando sobrepeso y a la larga obesidad y la consecuente enfermedad de los órganos que trabajan demás y se van saturando con el paso del tiempo y enfermando. Y es responsabilidad de los adultos cuidar la salud de los niños, es decir su alimentación, se estima según la progresión estadística qué como sigamos en este tren, para el año 2050 de cada tres niños, dos tendrán sobrepeso u obesidad y uno diabetes.

Si queremos gozar de una buena salud debemos entender que nuestro cuerpo tiene un funcionamiento independiente de nuestros gustos o de las panaceas alimenticias que nos venden los inescrupulosos mercaderes de mercachifla a los que les da igual tu salud y la de tus hijos, su único propósito es vender y sacar dividendos. Elige alimentos sanos y haz buenas combinaciones con ellos para que tu cuerpo sea capaz de digerirlos y darte los nutrientes necesarios para la vida.

3 comentarios en “¿SABES CUÁL ES LA DULCE MANERA DE ENVENENARTE POCO A POCO?

  1. El azucar es una d mis mayores adicciones, hace unos años q intento comer menos pero es algo q m gusta y busco dentro de esto lo menos dañino y comerlo de vez en cuando ,pero por lo q ma’s me preocupa no comerlo es por los dientes no por engordar ( el dentista nunca me gusto y es caro!) ?

    1. Hola Magalí, gracias por comentar. Todas las adicciones se pueden curar con concienciación y reemplazo en la transición, para ello puedes utilizar plátanos maduros que son dulces y ricos en azúcar y van a activar las endorfinas, beneficiando la salud con sus nutrientes y dando sensación de saciedad al cerebro. El azúcar refinado que lo meten en todos los comestibles es más adictivo que muchas drogas ilegales y tremendamente perjudicial a la salud humana, tu puedes dejar de dañar tu organismo absteniéndote de todas las sustancias nocivas. Cuidate. Un abrazo saludable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *