Un verdadero alimento es energía solar transformada. Es lo que la naturaleza nos ofrece para alimentarnos y, por tanto, nuestro organismo está preparado para recibirlo. En el momento en que interferimos, en su cultivo o en su transformación, con sustancias y prácticas no naturales, ya lo estamos desequilibrando y, por tanto, nuestro cuerpo tendrá que poner en marcha mecanismos para protegerse. En el momento en que el umbral de tolerancia del organismo es superado, debido a la ingesta de alimentos desequilibrados, se quiebra la armonía, es decir, la salud. Según datos oficiales, más del 90% de las ECNT (enfermedades crónicas no trasmisibles: cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, pulmonares) tienen relación con la alimentación. Y de cada 5 personas que mueren en el mundo, 3 de ellas mueren a causa de estas enfermedades, habrá que prestar atención, ya que nos están diciendo que podemos evitarnos de padecer enfermedades si cuidamos nuestra alimentación. Los alimentos biológicos, y los métodos para obtenerlos, nos ayudan a contrarrestar las posibilidades de padecer alguna de esas enfermedades. La agricultura biológica lo que pretende es mantener el producto sano con sus máximas cualidades nutricionales.

Según María Dolores Raigón, ingeniera agrónoma, presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica e investigadora y autora de varios libros sobre agricultura ecológica, hay cuatro factores que determinan la pérdida de nutrientes en los cultivos convencionales:

  1. La perdida de fertilidad biológica del suelo, suelos empobrecidos por los monocultivos y las sustancias químicas contaminantes. Los cultivos ecólogicos mantienen sanos el suelo y el ambiente, ya que no se utilizan productos químicos que lo contaminen y a la vez mantienen sanos el agua, el subsuelo y los acuíferos, no dañando a otras especies vegetales, animales, ni al hombre.
  2. La sustitución de las variedades tradicionales por variedades hibridas y comerciales, en las que prevalece la obtención de rendimiento en detrimento del valor nutricional en las que influye el clima, el suelo y el manejo del agricultor
  3. Las recolecciones verdes, prematuras o antes de tiempo, y las maduraciones en cámara. La recolección prematura no permite que el alimento alcance todo el valor nutritivo que puede sintetizar estando en el terreno de producción.
  4. Las grandes distancias que recorren los alimentos tradicionales y el tiempo que trasciende provocan una gran merma de nutrientes y de vitalidad comparado con el alimento biológico que procura acercarse al consumo de la producción local. Aunque este es un discurso que a veces tampoco atañe al producto en sí, sino al carácter ecologista del consumidor, ya que por muy ecológicas que sean las piñas de Costa Rica, habrán perdido en el camino gran parte de sus nutrientes, esto también incide en un impacto ambiental de consideración debido al transporte utilizado. Es responsabilidad del consumidor en no consentir, no comprando, alimentos que no sean de proximidad.
  5. Y agregaré algo que considero un factor importante en la perdida de nutrientes naturales y es la reacción química de estos nutrientes al ser expuestos y mezclados con los pesticidas, herbicidas y abonos químicos que se les agregan a los cultivos convencionales, hacen que afecte la cantidad y calidad de las vitaminas, minerales y oligoelementos que trae de forma natural el alimento vivo, además de ser venenos para nuestra salud.

La agricultura biológica es respetuosa con la tierra: no la explota, sino que la cultiva sin productos ni sistemas agresivos; con tecnología en la justa medida, a partir de investigación vinculada al conocimiento, no a las compañías de marketing… Se trata de recuperar la agricultura campesina y a los campesinos y de reconocer el papel principal que juegan en la sociedad. Sin el campo, las ciudades tampoco sobrevivirán. En ese sentido, todos, como consumidores que somos, deberíamos darle la importancia que tiene lo que elegimos cuando vamos a hacer la compra, pues con nuestra elección, además de cuidar la salud de la familia, podemos colaborar a la conservación de los recursos naturales de nuestro planeta; o, por el contrario, seguir contribuyendo, sin saberlo, en la destrucción de éstos. Por tanto, nuestra responsabilidad no es poca.

RAZONES PARA CONSUMIR ALIMENTOS ECOLÓGICOS  

Un alimento biológico es aquel que ha sido cultivado utilizando solamente procedimientos naturales, sin abonos químicos, pesticidas, herbicidas, etc y que posteriormente a su recolección no ha sido tratado con radiaciones, gases, ceras ni se le han añadido aditivos de ningún tipo.

  1. Saben mejor, recuperan los gustos originales. Las plantas crecen más sanas, conservando el auténtico aroma, color y sabor.
  2. Son más saludables, no contienen pesticidas ni aditivos. Centenares de pesticidas químicos son utilizados habitualmente en la agricultura convencional y posteriormente se añaden aditivos para imitar lo que no se pudo obtener por medios naturales. Diferentes estudios demuestran la relación existente entre estos químicos y las diversas enfermedades.
  3. Tienen más nutrientes, contienen unos niveles más altos de vitaminas, minerales, antioxidantes y otras sustancias vitales que ayudan a prevenir determinadas enfermedades.
  4. Nos sacian más debido a que tienen más nutrientes. Comiendo menos te sacias mas y te nutres mejor.
  5. Se asimilan mejor, al no contener substancias artificiales, no alteran las funciones metabólicas.
  6. No están manipulados genéticamente. En la agricultura ecológica no se autorizan los organismos genéticamente modificados.
  7. Se conservan mejor que los convencionales, ya que el alimento contiene más energía
  8. Son respetuosos con la naturaleza. Cuando consumimos alimentos colaboramos en la conservación del medio ambiente y evitamos la contaminación de la tierra, el agua y el aire.
  9. Si además los consumimos del lugar y de la estación procurando comer en estado crudo la mayor parte, aumentarás sus beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *